Granada, tierra soñada por mi

1, agosto 2007 at 12:01 pm (Personal, Viajes y lugares)

El lunes 30 de julio, es decir, este lunes pasado, aprovechando que una gran amiga -asturianina por cierto- estaba en Granada por un campo de trabajo en el que pasó las dos ultimas semanas, hice un viaje relámpago a esta bellísima ciudad. No fue tanto una visita turística a la ciudad de donde tuvo que salir “escopeteao” Boabdil El Chico, sino una visita para pasar el día con Olaya. Tenia unas ganas tremendas de volver a verla y achucharla.

El día comenzó nada menos que a las 5’30 de la mañana, con solo 3 horas de sueño. Una ducha rápida que me despabiló y me alivió el calor que lleva días dando la lata por aquí. A eso de las 6’15 tomé rumbo a Santa Justa en la Bowiemovil, la que aparque frente a la estación al buen recaudo de un “gorrilla” con careto de recién levantado y voz de recién levantado. Un mísero euro me garantizaría la integridad de mi vehículo ¬¬. Para ahorrar dolores de cabeza a la vuelta decidí cerrar la vuelta del viaje al comprar la ida, que ya escarmenté tras varias experiencias no muy gratas.

A las 7’00 puntual como un reloj, y con el sol empezando a abrocharse el cinturón para su viaje diario, partió el tren rumbo a Graná. Por una vez fui previsor: la noche anterior había cargado a mi primo, el N70, con música e incluso algún que otro libro para el viaje (que lujo de móvil) que junto con el periodico que compre antes de salir me hicieron las 3 horas de viaje un poco mas amenas. Preciosos paisajes pude disfrutar por el camino, no es lo mismo viajar en coche que en tren.

Al llegar a Granada pasaron un par de horitas hasta el reencuentro con Olaya. Dos horas que como las tres de viaje me sirvieron para estar conmigo mismo. Desayunar en un bar de barrio en el que todos se conocían excepto yo, pero en el que la gente por su forma de ser, sin querer te hace sentir como un vecino mas. Ver los contrastes de cualquier ciudad a una escala muy particular, contrastes entre ejecutivos trajeados y vagabundos durmiendo en un banco. Contrastes que en toda ciudad turística se ven a lo largo del día mientras caminas por cualquier parte de la ciudad.

Por fin pude de un pedazo de abrazo a Oly en la puerta de una cafetería donde llevaba un rato pasando calor (cuarenta y pico que hacía) con los compañeros del campo de trabajo (calor y eso raro que te entra cuando te tienes que despedir). Unas cocacolas y unas tapas y a dar rienda suelta a las glándulas lacrimales por las sucesivas despedidas. Siempre son duras las despedidas, pero hay que tener presente que se tiene toda una vida para volver a verse.

Una vez llorado todo lo llorable y abrazado lo abrazable, volvíamos a la majestuosa Gran Vía de Colón, desde donde parten infinitas calles que forman un laberinto de tiendas se souvenirs con el sabor mas autentico de los árabes que durante siglos vivieron allí mismo, teterías y tabernas donde poder saborear un fantástico cuscus.

Perdiéndonos en este laberinto pudimos comer el verdadero cuscus, beber un riquísimo té y comprar recuerdos mientras nos alegrábamos la vista con tanto colorido y diversidad. Una muy buena tarde aunque muy calurosa, que tuvo su punto cuasi final en un mirador de la Alhambra donde una fuente de agua cristalina nos refrescó un buen rato. Luego, y ya con menos calor solo nos quedó relajarnos en una heladería escuchando M80 y despedirnos en el autobús que nos llevaba a cada uno al siguiente transporte que nos llevaría a descansar.

Luego un viaje de vuelta, que aunque fuera casi en su totalidad de noche, yo lo hice con gafas de sol, supongo que para estar separado un poco de los demás, para estar solo aunque el vagón estuviera lleno, necesitaba volver a cerrarme en mi mundo y seguir desconectado esas tres horas, que era otro de los motivos del viaje. Y funcionó, me relaje, me dio lugar a pensar y escribir, a leer y escuchar música. Un viaje precioso por el propio trayecto del viaje, por la compañía que tuve en granada, y por lo preciosa que es la ciudad.

Una luna llena roja de verano me acompañó toda la vuelta, ademas del disco nuevo de Sidonie.

curugranada.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: